Inspiración para tu buen vivir
hacienda ads

¿Está bien guardarle secretos a tu pareja?


“Dame tu contraseña del Facebook, ¿o acaso tienes algo qué ocultar?”¿Cómo te suena esta frase? ¿Sensata, lógica, justa, adecuada, extraña, infantil, loca, “stalker”? La puedes calificar de maneras muy diferentes dependiendo cuáles son los límites de privacidad a los que consideras que una persona comprometida tiene derecho.

En nuestra opinión la frasecilla tiene mucho de chantaje y paranoia. ¿Por qué tendrías que saber la contraseña del Facebook de tu pareja o viceversa? ¿Tiene algún sentido realmente? Es curioso, pero el ejemplo de exigir el password como “prueba de amor” es algo bastante común; muchas personas -sobre todo mujeres- piensan que tienen alguna clase de derecho a saber absolutamente tooooodo lo que concierne a su otra mitad; pero ¿qué de cierto hay en eso?

Aunque una relación amorosa requiera de mucha confianza y sinceridad es importante no cruzar la línea del espacio personal de los dos individuos que la conforman y suponer que porque alguien está en una relación comprometida contigo, lo posees. ¿Suena extremo, no? Pero a nivel inconsciente ¡podríamos estar pensándolo!

Entonces, ¿se puede decir todo a tu pareja? ¿Te tiene que contestar todo lo que le preguntes? La respuesta es depende. El terapeuta de parejas Mario Zumaya sostiene que es válido que las personas tengan algunos secretos, cosas muy personales e íntimas que no le cuenten a nadie o que sólo hablen con otra persona que comparta el contexto de esa información, y bien puede no ser aquella con la que andan o están casados.

“A quien confías esa parte de tu vida puede ser tu amigo de la escuela, compañero de mil aventuras, o tu amiga de la universidad con la que viviste muchas cosas, es válido que con ellos puedas hablar de cosas que con tu pareja no puedes. El hecho de que no conozcas algo de tu novio o esposo no quiere decir que esa área inexplorada por ti tenga algo terrible o pecaminoso, simplemente es una parte muy privada de él”, explica.

La piscóloga Silvia Olmedo coincide en que cada persona tiene facetas que son sólo suyas y deben permanecer así. “Por mucho que lo ames ¡no le des el password de tu teléfono! Es tuyo, es tu intimidad. No es que esté ni mal ni bien, simplemente hay partes de tu vida que sólo tú tienes derecho a saber. Tú eres quien delimita eso y no significa que tengas algo que esconder. La relación de pareja además de confianza también debe tener un componente de misterio”, aconseja.

Ahí lo tienes. Un amor grande y honesto no significa revelarle hasta el último detalle de ti a la persona con quien estás. Toma esto en cuenta y mantén tu privacidad en la medida que lo necesites. Si tu pareja se empecina en que le digas cada detalle de tu vida y quiere tener acceso a lugares que no te hacen sentir a gusto, no cedas solamente por complacerlo; hablen y explícale el por qué es importante mantener alguna información sólo para ti.

Haras Mexican Restaurant Ad Logo

Leave a Reply

Predefined Skins

Primary Color

Background Color

Example Patterns

demo demo demo demo demo demo demo demo demo demo